Medalla de plata, final de oro

Una de las finales olímpicas más
prometedoras de los últimos años; el rival más duro que ha tenido una
USA campeona olímpica hasta la fecha. Ni la URSS, ni Yugoslavia, ni
Croacia, ni Serbia, ni tampoco Lituania. Estados Unidos recuperó su
medalla de oro con mucho orgullo, con una preparación exhaustiva, una
convocatoria amplísima y la rotación de hombres más completa e intensa
del torneo olímpico. Era el rival a batir, el principal candidato, muy
por encima del resto. Espíritu de equipo, defensa intensiva con Bryant
y Lebron James como principales exponentes en el grupo norteamericano.
Intangibles que hacía tiempo habían perdido los norteamericanos,
olvidándose a jugar a un deporte tan simple como a la vez complejo como
el baloncesto.

En la prensa extranjera se comentaba la situación sociodeportiva estadounidense; el titular principal se resumia en el unhappy America, cuestionados
cultural y economicamente por Europa, en lo deportivo han sufrido un
serio revés con la delegación China. Ya no sólo en las medallas se han
sentido cuestionados, sino también en otras disciplinas, como en las
pruebas de velocidad en atletismo. No han sido unos buenos Juegos
Olímpicos para Estados Unidos pero en el baloncesto han recuperado lo
que les pertenecía- la supremacía- y demostrando ser mejor que el rival
en cada partido.

De la final de ayer por la mañana fue una final preciosa desde el punto
de vista del espectador, de aquel que sólo disfruta del deporte una vez
cada cuatro años. Para el consumidor cuotidiano de baloncesto fue una
buena final, espectacular, pero que debería sentar muchos interrogantes
hacia una selección que podría haber dado un poco más de sí. Desde el
seleccionador por ser quien completa una convocatoria y diseña las
tácticas hasta unos jugadores que le deben corresponder obedeciendo en
las consignas. Ayer la selección española ofreció dos caras, la
disciplinada que la mantuvo con opciones hasta el final y la indolente
buscando la espectacularidad estéril cuando lo vital era asegurar
canastas fáciles.

Estados Unidos no ganó la final sino que la perdió España por sí sola.
Una oportunidad perdida pues los norteamericanos por primera vez en el
torneo entraron en el terreno de la confusión. Imaginaba que Aíto
plantaría una defensa zonal 2-3 todo el partido, pero me sorprendió
gratamente con las ayudas defensivas, los 2 contra uno a Howard o a
Carmelo Anthony. Puestos a perder, mejor hacerlo con método. Solo basta
con comparar la final del Eurobasket con la de los Juegos Olímpicos. No
fue una derrota que se construyera por la irresponsabilidad táctica
sino fomentada por elementos como el rendimiento individidual y la
amplitud de plantilla. El método de Aíto era válido pero habría que
cuestionarse si era el más conveniente ante un rival como Estados
Unidos, no en vano habría sido histórica una victoria a marcador de más
de 100 puntos para los españoles. Tan sonada como las marcas
individuales logradas en atletismo o en natación en estos días.

Plata dorada para unos, oro blanco para otros y una oportunidad perdida
para solo unos cuantos; aunque esto último no es el sentir de la
mayoría, ni siquiera de los participantes. Sorprende que después de una
final quién pierda no se lamentara, pocas lágrimas y escasos reproches.
La historia valorará lo realizado por estos jugadores pero el sabor
inmediato de la plata no deja de estar instalado en lo amargo. También
se valorará como el primer peldaño hacia la gloria por un chico de 17
años que ha dejado retratados en cuanto a rendimiento a casi todos sus
compañeros, se llamen Garbajosa, Calderón, Berni Rodríguez, Navarro o
Raúl López. El primer peldaño para Ricky Rubio en su bautismo en la
globalidad baloncestística. Se hablará del liderazgo de Pau o de la
letalidad de Rudy Fernández pero la realidad en el colectivo español es
que un chico de 17 años ha vuelto de nuevo a rendir muy por encima de
sus posibilidades, de la formación de su carácter competitivo dependerá
la selección española para poder derribar barreras aún pendientes.

 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s